Puertas blindadas, ¿cómo funcionan?

611 03 27 05
Puertas blindadas, ¿cómo funcionan?

Cuando tienes que llamar a unos cerrajeros urgentes de Santander porque te has dejado dentro de casa las llaves y tienes una puerta blindada te echas a temblar. Porque abrir una puerta blindada crees que es imposible.

Pero tranquilo, porque los cerrajeros urgentes de Santander son profesionales de lo suyo. Ahora te explicaremos brevemente cuáles son las piezas de una puerta blindada, para que confíes en que sabrán solucionar tu problema.

La parte visible de una puerta blindada, aparte de la puerta en sí, es el bombillo. El bombillo es la parte más expuesta de todo el sistema, ya que el blindaje de la puerta no lo protege. Por este motivo es accesible para manipulación por ganzúas o por llave duplicada. Lo más idóneo es que inviertas en piezas de gama alta y preferentemente que solo funcionen con llaves originales.

Las bisagras son piezas metálicas que van atornilladas a madera o soldadas en pletina metálica de escaso espesor. Se trata de un hecho estructural que no se puede modificar.

Las cerraduras y los pestillos mejoran la seguridad de las puertas. Lo ideal es que sean independientes entre sí. Porque de este modo, no estando unidos a una única pieza, el apalancar uno no afectará a los demás y no los desatrancará. De este modo se consigue un bloqueo integral de la puerta mucho más eficaz en cada uno de los puntos de anclaje: arriba, abajo y a ambos lados.

El blindaje en sí, conformado por una o dos planchas de acero, lo que define el sistema como monoplaca o biplaca. Estas planchas están recubiertas de madera y marco que le dan un aspecto mucho más estético.

De este tipo de puertas podemos esperar, aparte de la seguridad que proporcionan, protección contra ruidos y corte térmico, así como otras virtudes que en Cerrajería Santander no tendremos inconveniente en explicarte.

haz clic para copiar mailmail copiado